miércoles, 9 de enero de 2013

Tengo




Tengo los sentidos muertos,
la yema de los dedos hechos carne
de tanto acariciarte en sueños,
de sentirte,
de esmerarme en dejar los ojales desprendidos
para que tus botones se pierdan en mi…
Tengo verbos y líneas escondidas,
tengo acentos y hojas manuscritas
en las que tu nombre se repite siempre
sin importar la agenda del día,
ni las idas y venidas que se tuercen
para enmascara el ahora, de tu siempre…
Y tengo…
tengo el tiempo royéndome las ansias
reescribiendo el eco de pensar
la diametral ambivalencia de perderte
y al mismo tiempo reencontrarte.
Y tengo…
tengo el gusto rancio de llamarte
sin oir la voz detrás del muro que responda
” estoy… estoy también sin verte”
y no hay manos
que atraviesen la muralla de mis miedos
mientras el silencio suena al lado
y me aletargo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario