jueves, 3 de noviembre de 2016

Juegos

Sensaciones. Esas que desacomodan espacios
y mueven estanterías.
Y luego esas otras sensaciones,
las de ir pisando en falso,
las de caer en picada ―sin red―
cuando el todo no es bidireccional
y la comunicación se corta
quedando los porqués tan a la deriva
como el “yo” que se hilvana de palabras
y se queda huérfano de ganas.
Sensaciones, si…
semidichas en juegos de palabras
con la desventaja cierta
de no saber las trampas que se cierran
en la mesa de poker mal habida,
donde los músculos se tensan por peligro
y la mente se alborota de imprudencias
pero la verdad es sólo una:
en la partida final,
hoy todos pierden.

No hay comentarios:

Publicar un comentario