lunes, 19 de diciembre de 2016

Estar

Resultado de imagen para lost eyesLas cantidades son infinitas
(tanto como puede llegar a serlo la soledad)
porque los verbos se vuelven intransigentes
y estar tiene significados tan ambiguos que se desarma
en cinco letras perdidas en la multitud que estorba.

“Estar” y no la suma de moléculas físicas ocupando espacio.
“Estar” como la compañía de un todo traducido en el que dos son uno
y no hace falta hablar para entender los modos.
“Estar” cuando el compromiso empaña la obligación
y el querer subordina al debo.
“Estar”, y el dilema arcaico de un “to be” no conjugado
¿esa es la cuestión no? dejar que el verbo subordine su pasado,
que aisle el futuro que no puede ser perfecto
y arrincone sus significados en el condicional de siempre,
donde nunca sabremos si existe.
Donde el verbo se hace verbo y no esencia,
donde el verbo se me queda en la semántica

y mi morfología se apaña en seguir simplemente siendo…

No hay comentarios:

Publicar un comentario